El proyecto “Un Mundo de Ciegos”

“Un mundo de ciegos” es un cortometraje de ficción que denuncia el abuso a menores y que invita al espectador a la reflexión en torno a dicho tema.

Lejos del adoctrinamiento, la pieza presenta la historia mostrando la realidad de manera contundente, para que sea el propio espectador el que sienta repulsa hacia la situación que vive la protagonista, ya que invitar al pensamiento y la crítica es necesario cuando hablamos de algo tan trascendente como los derechos del niño.


Estas imágenes no pertenecen al proyecto, han sido editadas para ilustrar el texto

Las bases de este guión se fundamentan en el Artículo 2º y Artículo 9º de la “Declaración de Derechos del Niño” aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959, y que dice:

El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Estamos olvidando que los niños son el futuro, y que por ello debemos tener muy presente las atrocidades a las que muchos de ellos se enfrentan cada día; a cómo se les amputa su desarrollo emocional, acabando así no sólo con su futuro, sino con el nuestro, porque darle la espalda a los niños, es dárnosla a nosotros mismos.

La pieza narra la historia de Sara, una adolescente que ha sufrido abuso sexual desde que era niña, y que de adolescente se prostituye obligada por su padre. Crece condicionada por un entorno hostil, no perdiendo, sin embargo, la perspectiva entre el bien y el mal, siendo su principal objetivo proteger a su hermana pequeña.

“Un mundo de ciegos” no va a cambiar el mundo. Pero sí tiene la intención y la esperanza de que el espectador reflexione acerca de una situación que no debemos permitir y contra la que hay que posicionarse sin vacilar bajo ningún concepto. Si no sentimos repulsa hacia este tema, es un síntoma inequívoco de que nos hemos quedado ciegos.

El mundo se volvió loco la primera vez que alguien miró hacia otro sitio…

 
 

VOLVER A INICIO


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: